• Ayuda
  • 4976 usuarios
  • Dons: 41094€
Blog de Ecomail
14
04

Entrevista con la asociación Les Blongios

  • Clio
  • 814 vistas

Buenos días a todos,
Hoy les ofrecemos una entrevista con la asociación Les Blongios, en particular con Florence Joly, para quien hicimos una donación de 1000 euros. Disfrute de su lectura.

¿Puede describir su asociación "Les Blongios"?

Les Blongios es una asociación que organiza campos de trabajo voluntario en la naturaleza para preservar los entornos naturales. Opera principalmente en las regiones del Norte y del Paso de Calais, y también un poco más allá. Estos campos de trabajo están abiertos a todo el mundo, sin ninguna condición particular. Los campos de trabajo en la naturaleza permiten a todos realizar una acción concreta en su territorio. Los dos ejes principales de la asociación son, por tanto, la preservación de la naturaleza y la participación ciudadana. La asociación reúne a más de 300 voluntarios de todos los ámbitos, acompañados por un equipo asalariado de 4 personas y guiados por administradores voluntarios.

¿Cómo se le ocurrió la idea de crear una asociación sobre sitios naturales?

La asociación Les Blongios, la nature en chantiers nació en 1992 de la voluntad de un pequeño grupo de amantes de la naturaleza de la zona de Saint-Omer. Fue originalmente en las marismas del Audomarois donde estos entusiastas se reunieron para ayudar a la más pequeña de las garzas, el avetorillo. Con el paso del tiempo, las acciones han evolucionado y se han multiplicado, pero se han conservado los valores y todas las cualidades de los espacios naturales: respeto, convivencia, confianza.

Unirse a los Bitterns es heredar un poco de esta historia humana y de este estado de ánimo en el que cada uno, tomando la medida de su propia responsabilidad, tiene la oportunidad de actuar para la preservación de la naturaleza.

¿En qué consiste un paraje natural?

Un grupo de voluntarios se desplaza a un paraje natural para realizar trabajos de restauración del entorno natural. Puede ser el mantenimiento o la creación de un estanque, la siega de un prado, la reapertura de un claro.

No hay un "jefe" de obra. El director de la obra está presente para el aspecto técnico: presentación de los objetivos y cuestiones ecológicas, explicación de los trabajos que se van a realizar. Del aspecto logístico se encargan uno o varios voluntarios, los coordinadores, que facilitan la puesta en marcha del lugar de trabajo: toman las inscripciones, organizan los viajes compartidos y gestionan las comidas. Pero no son ni jefes de grupo ni animadores. Esta es una particularidad de los campamentos de trabajo de Bittern: la autogestión, donde cada uno asume su parte de responsabilidad en el funcionamiento común.

Por la mañana, la cita se da a todos los que están en el lugar, y se suele compartir el coche entre los participantes. Después de una presentación del trabajo del día y de las instrucciones de seguridad para el manejo de las herramientas manuales (¡nada de motosierras o desbrozadoras en las obras!), todo el mundo se pone a trabajar, siempre en la medida de sus posibilidades. El tiempo no trabajado también es importante en la dinámica del grupo. El hecho de compartir las comidas y, durante los campos de trabajo de varios días, las veladas en las casas rurales, definen en parte la singularidad de los campos de trabajo de Bittern: una oportunidad tanto de realizar acciones concretas en favor de la naturaleza como de compartir un momento de vida colectiva.

¿Realizan ustedes proyectos de naturaleza en toda Francia?

En función de las asociaciones que consigamos establecer, ¡podremos intervenir en todas partes! Organizamos campos de trabajo en la Camarga, Normandía, Lorena y el País Vasco. En el pasado, hemos estado en los Países Bajos, Inglaterra y Bretaña. A menudo son los avetoros reubicados los que hacen de enlace en estos territorios.

¿Cómo se identifica un medio para ser renaturalizado?

Trabajamos en colaboración con las estructuras encargadas de la gestión de los espacios naturales, por ejemplo los Parques Naturales Regionales, el Conservatorio de Espacios Naturales (CEN) o las autoridades locales. Son estas estructuras las que definen los objetivos de gestión, a partir de los inventarios naturalistas, y elaboran los planes de gestión del lugar. Nuestros espacios naturales se desarrollan en este marco. Estamos en permanente diálogo con nuestros socios gestores sobre la programación de los campos de trabajo, lo que pueden o no hacer los voluntarios, la estacionalidad de las acciones, etc.

¿Trabajan con otras asociaciones antes de realizar los espacios naturales?

Algunos de nuestros socios gestores están estructurados como asociaciones, como los CEN o los CPIE (centros permanentes de iniciativas medioambientales). Luego, según los territorios, hay asociaciones muy dinámicas que son relevos de nuestras acciones y que movilizan a sus propios voluntarios en los campos de trabajo de Bittern. Estos son siempre momentos más ricos de encuentro y de compartir.

Con su experiencia y los diferentes proyectos de naturaleza que ha llevado a cabo, ¿observa si hay algunos entornos naturales que están más desnaturalizados que otros y que, por tanto, necesitan ser renaturalizados?

Evidentemente, no se puede comparar una intervención en una reserva natural con una en la Ciudadela de Lille. Cada sitio tiene sus propios problemas ecológicos y sus propios retos: en un sitio, el gestor puede tratar de preservar las especies más raras y los entornos más frágiles, mientras que en el otro, encontraremos problemas de preservación de la naturaleza en la ciudad con una biodiversidad que llamamos "ordinaria".

Una vez finalizado un paraje natural, ¿realiza un seguimiento para observar cómo la biodiversidad recupera sus derechos? Si es así, ¿ves una mejora clara, es concluyente?

Siempre que es posible, organizamos el regreso a los lugares durante los meses de verano. La mayoría de los campamentos de trabajo tienen lugar en otoño e invierno, cuando la naturaleza descansa. El seguimiento de las obras permite, por un lado, ver el lugar en plena expresión de la fauna y la flora y, por otro, apreciar el resultado de los trabajos realizados. En todos los casos, el gestor realiza un seguimiento naturalista y siempre nos informa de los resultados observados. Por ejemplo, hace poco los voluntarios desbrozaron una ladera para preservar el hábitat de la víbora de Peliad. La gerente nos envió las fotos de los seguimientos, ¡observó un hermoso macho de Víbora tomando el sol! Este tipo de respuesta es importante para los voluntarios, ya que refuerza el significado de su acción.

Desde la creación de la asociación, ha ampliado su campo de acción. ¿Puede decirnos algo más sobre sus diferentes misiones?

De hecho, el corazón de la actividad son los campos de trabajo voluntario, de los que he hablado desde el principio. Estos campos de trabajo están abiertos a todo el mundo sobre la base de la libre participación, la gente acude de forma espontánea y a menudo ya ha empezado a pensar en cuestiones medioambientales. En los últimos diez años, aproximadamente, la asociación ha creado campos de trabajo en la naturaleza para otros grupos, más alejados de estos temas de preservación de la naturaleza. Estos campos de trabajo en grupo desarrollan un enfoque educativo que puede responder a otros objetivos además de la preservación de los entornos naturales: trabajar en equipo, revalorizar los códigos sociales, respetar las instrucciones, etc. Estos campos de trabajo se dirigen a diversos públicos: escuelas, integración social, médico, ocio, empresas.

También trabajamos con las autoridades locales (municipios o comunidades de municipios) que desean renaturalizar un lugar implicando a los habitantes y usuarios del lugar: les acompañamos desde la consulta para imaginar el proyecto hasta la realización de éste. Esta gestión colectiva, ciudadana y concertada nos permite fomentar la participación de todos en el desarrollo de la zona.

En un futuro próximo, ¿cuáles son sus "grandes" proyectos de naturaleza que requieren mano de obra?

Los campos de trabajo voluntario siempre buscan participantes. Programamos unos cincuenta al año, las fechas están disponibles en nuestra página web. Los campos de trabajo de una semana de verano en Normandía y la Camarga son una buena manera de cambiar de aires mientras se está activo por una gran causa.

¿Necesita voluntarios?

La asociación se centra en la participación voluntaria. A través de los campos de trabajo, por supuesto, pero también en la vida de la asociación. Los voluntarios pueden evolucionar entre diferentes formas de implicarse: participación en algunos campos de trabajo (los llamamos "Avetoros juveniles"), encargarse de la coordinación de los campos de trabajo (son los "Avetoros de segundo invierno"), participación en grupos de trabajo o incluso en la Junta Directiva (son los "Avetoros de plumaje nupcial"). Por supuesto, esta implicación evoluciona en función de la vida de cada persona, pero siempre hay un fuerte apego a la asociación: recibimos regularmente palabras y noticias de antiguos voluntarios (¡son los "padres de los avetoros"!).

De hecho, siempre necesitamos buenas voluntades, tanto en las obras como en la vida comunitaria. Los proyectos de voluntariado que ayudan a dinamizar la red son esenciales. Por ejemplo, un pequeño grupo propuso el año pasado organizar debates. Estas acciones paralelas a los campos de trabajo ofrecen otros momentos a los voluntarios, más centrados en reuniones y debates que fortalecen la "comunidad" de Bittern.

En caso afirmativo, ¿cómo podemos unirnos a su asociación?

Es muy sencillo, ¡tienes que venir a hacer una obra! Estamos a su disposición para presentarle las acciones y el funcionamiento de la asociación directamente en la oficina (5 rue Jules de Vicq en Lille), por correo(f.joly@lesblongios.fr) o por teléfono(03 20 53 98 85 o 06 76 29 86 94). Todo el mundo es bienvenido, con el tiempo, la motivación y las habilidades que cada uno tiene!

Muchas gracias por responder a nuestro intercambio. Para más información, visite https://www.lesblongios.fr/
Nos vemos pronto,
Clio